¿Cómo elegir un Lavarropas?

Estás pensando ¿cuál es el mejor lavarropas? Nosotros te traemos las claves para que durante este CyberMonday 2018 puedas comprar el lavarropas que tanto necesitas.

Actualmente, comprar un lavarropas implica enfrentarse a un montón de opciones: en precios, funciones, marcas, etc. Entonces ¿Cómo elegir un lavarropas?

¿Cómo elegir un Lavarropas?

¿Cómo sé cuál es el mejor lavarropas?

Para decidir qué lavarropas comprar, tenemos que considerar un montón de cosas, ya que, estamos hablando de uno de los electrodomésticos más costosos y, al igual que las heladeras o los aires acondicionados, tienen que durarnos años.

El espacio

¿Tengo lugar donde poner el lavarropas? La primera pregunta y quizás la más importante, ya que estamos hablando de una máquina grande, suele ser uno de los puntos que determinan la compra.

Incluso hay diferencias entre las medidas según las variaciones (como carga frontal o superior) y es por esto que es importante pensar a futuro, ya que es un electrodoméstico que como dijimos, nos acompañará por años.

La eficiencia energética

Un dato muy importante, es que el lavarropas es el tercer electrodoméstico que más consume en el hogar. No sólo electricidad, sino que también consume un porcentaje importante de agua. Es importante fijarse que el lavarropas que vayamos a elegir tenga entre sus funciones un ciclo de lavado económico, para que su consumo en luz no sea excesivo. Además si buscamos un lavarropas con diferentes temperaturas de agua, también podemos ahorrar utilizando agua fría.

El tamaño de la carga

La medida sobre la que trabaja la carga es la de kilogramos, normalmente la franja va desde los 5 kg hasta los 10kg o mayor dependiendo el modelo. Recomendamos, si el uso es para una pareja, una capacidad entre 5-6 kg ya que es suficiente; En cambio sí estamos hablando de una familia ya deberíamos buscar algo más grande.

Automático o Semiautomático

Aunque nos suena lógico, es importante distinguir un modelo del otro y cuáles son las funciones de cada uno.

Como principal diferencia, tenemos la supervisión del lavado. El automático nos da la tranquilidad de poner el programa de lavado y volver cuando este termine, a diferencia del semiautomático, que necesita una supervisión constante de todas las operaciones a realizar.

Además, los semiautomáticos se activan de forma manual a medida que las necesitemos. Por ejemplo, primero programamos el lavado, una vez terminado este, activamos el enjuague y de esa forma sucesivamente.

Para una mayor comodidad te recomendamos comprar el automático, aunque si es por cuestiones de costo, ahí nos inclinamos más por los semiautomáticos.

Carga frontal o superior

Hablamos de dos formas diferentes de cargar la ropa, cada una con sus pros y sus contras.

Los lavarropas de carga superior suelen ser mucho más angostos (menos de 40cm de ancho), y como ya mencionamos, saber aprovechar el espacio que ocupan es muy importante. Además suelen tener más capacidad de carga y más RPM (revoluciones por minuto) para el centrifugado.

Un dato que debemos tener en cuenta si elegimos este modelo, es que la tapa tiene que ser anticaídas, lo que evitará golpes bruscos causados por cierres accidentales.

Los de carga superior, nosotros los aconsejamos para las personas mayores, para evitar que se agacharse al momento de poner y sacar la ropa.

Los lavarropas de carga frontal suelen ser un poco más grandes, pero tenemos que ponerlos dentro de algún mueble o “bajo la mesada”. Al tener ciclos de lavados más extensos podemos decir que tienen una mayor eficiencia en el consumo.

Sistemas de lavado

Existen tres tipos de sistemas de lavado: el americano, el europeo y el oriental.

Sistema de Lavado Americano:

Se basa en la utilización de un agitador central que se mueve en forma de vaivén. La capacidad suele ser de 8 a 10 kg y tiene un ciclo de lavado corto. Recomendamos evitar el uso para ropa delicada, ya que el desgaste de las prendas es mayor. Es excelente para sábanas, toallas, etc.

Sistema de Lavado Europeo

Es el sistema más recomendado. Utiliza un tambor que agita la ropa para un lado y luego para el otro; su lavado suave le permite desprender la suciedad de las prendas sin dañarlas. Usá polvo de baja espuma y lográ un lavado eficiente. Este es el modelo más adecuado para lavar todo tipo de ropa porque combina un lavado intenso y profundo sin deteriorar las prendas.

Sistema de Lavado Oriental:

Este sistema lava con una turbina, o pulsador central, que al girar en ambos sentidos y a gran velocidad, crea remolinos agitando el agua que remueven la suciedad.

¿Cómo elegir un Lavarropas?

La función de secado

Una de las mejores formas de economizar espacio y recursos viene con la función de secado.

Hablamos de incluir dos productos en uno (lavarropas y secarropas) y además de la optimización en el gasto de un producto, tenemos un lavarropas que administra de una forma mucho más eficiente los gastos de agua y electricidad. Un punto muy importante es que estos lavarropas suelen ser más costosos.

Quizás el único punto en contra es que cuando tratamos de volúmenes muy grandes de ropa la función de secado suele ser menos eficiente.

Se recomienda buscar uno con la mayor velocidad de RPM, ya que esto también determinará qué tan seca quede la ropa luego de aplicar el centrifugado. A mayor velocidad menos húmeda saldrá la ropa de la lavadora.

La función Anti-Arrugas

El punto en contra de la velocidad de RPM es las arrugas. A mayor velocidad, mayor serán las arrugas que tendrá la ropa. Por lo que también podemos recomendar buscar un lavarropas que tenga esta función que le permite regular la velocidad para evitar que la ropa salga en malas condiciones. Cuanto más tiempo suele estar la ropa dentro del lavarropas más arrugada suele salir.

Ahora que ya sabes qué datos son importantes antes de comprar un lavarropas, ¡te invitamos a pasar al sitio para que veas los últimos modelos!